Pete Seeger y su banjo aniquilador de odio

Se publica al completo un concierto en directo de la época más dura políticamente del músico americano








Es curioso ver como todo en esta vida es cíclico y tiende a repetirse. Todo aquel que no recuerde su pasado está condenado a repetirlo, reza un dicho popular y me temo que, por mucho que recordemos las cosas y luchemos contra ellas, siempre hay alguien o algo que nos obliga a tropezar de nuevo con la misma piedra.

Claro que no todas las repeticiones son iguales al cien por cien. Siempre hay una variable que hace que la balanza se incline al lado del interesado en que estas cosas ocurran.

Sin ir más lejos estamos viviendo un momento social y político lleno de caos, quiebras por doquier, crisis... Es como si el mundo se acabara y toda nuestra sociedad cimentada en débiles bases se fuera desmoronando como un castillo de arena en la orilla de la playa azotado por el mar.

Bueno, si salimos de otras podremos salir de esa, podemos pensar. Sí, es posible pero... ¿se cumplen todos los parámetros para que vuelva a ocurrir lo mismo punto por punto?

Ya no hablamos del miedo al diablo comunista contra el que muchos activistas luchaban. Ahora, el miedo al Islám con los ejemplos de los atentados del 11-S hace que muy pocos, por no decir ninguno, se atrevan a levantar la voz.

¿Es posible pensar en unos nuevos Woody Guthrie o Pete Seeger que aleccionen y abran los ojos a la comunidad con sus canciones y acciones? Difícil por no decir imposible. Estamos hablando de gente que amaba la música y tenía claras y férreas ideas sobre como debía ser la sociedad perfecta y no le importaba sacrificar su libertad o su vida por hacer bandera de ellas.

Hoy, y más tras la cultura del pelotazo de la década de los 80, los nuevos cantautores solo quieren firmar rápidamente un contrato con una multinacional, conocer a Dylan, llenar teatros (ellos son muy cultos y no quieren campos de fútbol que alienan a las masas, ellos quieren teatros para mirar por encima del hombro a los que no logran salir de los cafés y pubs de conciertos) y forrarse lo antes posible o pillar un cargo en la SGAE.

Claro que de la vieja guardia tampoco es que podamos esperar mucho. ¿Dylan? ¿Joan Baez? Ellos ahora se mueven en otros ambientes y con otra gente. ¿Es Willy Toledo nuestro referente anticapitalista? ¿Lo son Macaco, Ismael Serrano o Manu Chao? Apiádate de nosotros, Señor.

Es muy difícil, por no decir imposible, encontrar un nuevo Pete Seeger. Alguien que en pleno éxito de su carrera vendiendo una cantidad ingente de discos, teniendo cientos de actuaciones programadas y siendo número uno de las listas de folk con su grupo The Weavers cantando música tradicional americana o hebrea (con "Tzena, tzena, tzena" llegó al número dos de las listas), se atreva a desafiar al Comité de Actividades Antiamericanas y vea como en cuestión de días su carrera se va a pique.

Promovido tras la Segunda Guerra Mundial y con el miedo de la amenaza comunista sobre la cabeza de la población americana, el Comité de Actividades Antiamericanas organizó una auténtica caza de brujas entre actores, escritores, músicos y artistas que fueran sospechosos de tener ideología comunista. Muchos de ellos fueron acusados al aparecer en una especie de lista negra en forma de libro llamado "Red Channels", entre ellos el propio Pete Seeger que vio como de la noche a la mañana la cadena de televisión que emitía el show de televisión que tenía con su grupo lo cancelaba y muchas de sus actuaciones fueron suspendidas y los contratos anulados.

El negarse a declarar ante el Comité (más que declarar lo que querían es que los citados inculpasen a otros famosos y así tener pruebas para poderles acusar en firme) le sirvió para ser condenado por desacato y entrar en prisión en cualquier momento, algo que unos años después estuvo a punto de ocurrir ante el éxito que estaban teniendo sus conciertos "semi clandestinos" y de lo que se salvó de milagro.

Curiosamente, todo este acoso y derribo que sufrieron muchos artistas americanos, les sirvió (al menos en el caso de Seeger) para desarrollar una hiperactividad creativa para poder seguir manteniendo a su familia.

Grabó numerosos discos de música folk infantil, publicó libros sobre como aprender a tocar el banjo. escribió con seudónimo en revistas musicales especializadas y ya que tenía vetada la aparición en televisión o en emisoras de radio comerciales, no paró de hacer actuaciones en pequeños conciertos amateurs organizados en campus universitarios.

Estas actuaciones en universidades tampoco es que fueran nada fáciles. Organizaciones de derechas y conservadoras solían manifestarse en contra de Pete Seeger, así que para evitar males mayores sus conciertos se terminaron anunciando en las universidades con muy poca antelación para que no les diera tiempo a aparecer a estos elementos desestabilizadores y además, Seeger llegaba al campus poco antes del concierto con el tiempo justo para hacer una pequeña entrevista en la emisora de radio de la universidad, tocar y volverse a su casa.

Algunos de estos conciertos universitarios fueron grabados en su momento para ser emitidos por la emisora de la facultad días después. Uno de los que se conservan con mejor calidad, por no decir el que más, es el que Pete Seeger celebró en el Bowdoin College de Portland.

Armado simplemente con su banjo al que bautizó como "la máquina que acorrala al odio y le obliga a rendirse" en referencia a la "máquina para matar fascistas" (la guitarra de Woody Guthrie), Seeger interpretó ante un entregado auditorio que participaba con él en sus canciones, clásicos del folk americano, espirituales afroamericanos, himnos del Ejército de Salvación, canciones de protesta antimilitares o por la lucha de los derechos civiles para la comunidad negra o temas de la Guerra Civil española.

Coincidiendo con el 93 cumpleaños de Pete Seeger, el Instituto Smithsonian ha publicado a través de su sello discográfico un ambicioso y completo doble disco donde reúne por primera vez el concierto completo que Pete Seeger celebró en 1960 en el Bowdoin College a través de las cintas originales de la emisora de radio de la universidad convenientemente restauradas, lo que ha dado la oportunidad de recuperar dos canciones que hasta ahora habían permanecido inéditas en las publicaciones parciales de este concierto que habíamos tenido oportunidad de escuchar en otros discos.

Discos como este de Pete Seeger o el interesantísimo libreto que lo acompaña, nos hace concienciarnos de que otras formas de vivir pueden ser posibles y que toda la libertad y derechos que los ciudadanos libres tenemos, se consiguieron por la lucha de unos visionarios que creían poder cambiar el mundo y, en parte, así lo hicieron.

Dylan cantó en su momento que "los tiempos están cambiando". ¿Y ahora? ¿Podemos volver a cambiarlos ahora?

Alejandro Arteche

Pete Seeger "The complete Bowdoin College Concert 1960" está editado en España por Karonte
Tags: , , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario