Chris Isaak y Dale Watson. Dos formas distintas de estar bajo el mismo sol

Ambos artistas han grabado su último disco en los míticos estudios Sun Records.






Para los aficionados al rock n roll, Sun Records es algo mítico. Tras el logo amarillo de sus discos debutó un jovencísimo Elvis Presley y grandes joyas del rock se grabaron en sus estudios. Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Roy Orbison... Todos los grandes han pasado por una sala de grabación que aun hoy sigue en activo y por la que todavía pasan muchos artistas a registrar sus canciones. No se sabe si por fetichismo, por intentar impregnarse de décadas de historia y buen hacer o buscando la fortuna que un día lograron las grandes estrellas del rock n roll de los 50 que empezaron allí sus carreras.

Cerrados en 1969, su reactivación a mediados de los 80 sirvió para que muchos de los triunfadores de esa década (U2, Def Leppard...) aparecieran por allí a intentar contagiarse de algo de la autenticidad que rebosaban sus muros. Desde entonces, los estudios siguen abiertos y el llevar en la portada el sello de ser un disco grabado en los Sun Studios parece que va a dar al trabajo una pátina extra de calidad.


De forma casi paralela han aparecido en el mercado dos discos registrados en los míticos estudios fundados al comienzo de la década de los 50 por Sam Phillips en Memphis. El resultado de la comparación de los dos trabajos demuestra, una vez más, que por mucho que uno pueda gastarse el dinero en comprar talento, si se carece de él, al final se termina descubriendo.



Cuando Chris Isaak apareció con su primer disco "Silvertone", muchos quisimos ver en él al nuevo Elvis. Canciones bonitas, bien grabadas y mejor cantadas. Una banda de acompañamiento simple pero contundente y, sobre todo, el tocar diferentes palos del rock n roll añejo y salir bien parado de ellos al demostrar que su conocimiento sobre el tema era real y no producto de un márketing elaborado en el despacho de una discográfica. Su pose lánguida en la portada del disco, sus gimoteos por amoríos no correspondidos y su pasado de chico duro boxeador pero de alma sensible hizo el resto.

Con una carrera dando traspiés a partir del tercer disco y dispersándose en intentar ser actor o jugando a ser estrella de televisión con su propio programa, los últimos trabajos de Chris Isaak han ido espaciándose más y más en el tiempo y siendo cada vez de una calidad más irregular. Tampoco es que su discográfica en España haya ayudado a que se mantenga el éxito de Chris Isaak que pasó de aparecer a todas horas en los programas de televisión y revistas españolas (¡llegó a ser entrevistado en Súper Pop!) y tocar en directo hasta en fiestas municipales a ser casi ninguneado.

Los que quisimos hacernos con la edición de su último grandes éxitos que incluía dvd tuvimos que buscarnos la vida para conseguirlo en tiendas de importación ya que aquí solo publicaron la edición sencilla de un único disco y casi más cara que el estuche deluxe que se ofrecía en el resto de Europa. Su anterior trabajo apareció en nuestras tiendas con varios meses de diferencia respecto al resto de países y del disco en directo posterior (y que coincidía con la gira que realizaba en esos momentos por España y que habría sido un excelente reclamo) todavía no se sabe nada.

A finales de enero de este recién estrenado 2012 aparece "Beyond the Sun", el disco que ya pudiste escuchar hace un par de meses en Trepidación cuando nos hicimos eco de su publicación ya que, sí, una vez más, en España se edita con bastante retraso.

Publicado en diferentes formatos de vinilo, cd doble y sencillo, Chris Isaak rinde homenaje al sello rockabilly por excelencia reuniendo una colección de veinticinco versiones de canciones publicadas y grabadas en Sun Records. Clásicos de Jerry Lee Lewis como "Great balls of fire", Elvis ("Can't help falling in love", "It's now or never"), Roy Orbison ("Pretty woman") o Johnny Cash ("I walk the line") se alternan con otros menos conocidos y oscuros.

Curiosamente y solo guiándonos por sus comienzos, el salir airoso de un disco de versiones tan amplio como "Beyond the Sun" tenía que ser para Chris Isaak un mero trámite y algo chupado, pero no. Precisamente no sé si por considerarlo mero trámite, un exceso de confianza en sí mismo o que sigue totalmente disperso sin centrarse en su carrera musical, el disco está lleno de altibajos con errores casi de principiante.

Los arreglos musicales baratos y casi de karaoke de "Pretty woman" o "Great balls of fire" hacen que parezca que estemos escuchando el destrozo de estos clásicos por parte de algún aspirante a triunfito más que por el que un día fue considerado sucesor de Elvis. Es gracioso que estos patinazos ocurran en los temas más conocidos y que son los que podrían acercar de nuevo a Chris Isaak al gran público, porque cuando llega a la parte "para entendidos" del catálogo de Sun Records, reaparece el Chris Isaak de los comienzos y la magia vuelve a resurgir en temas como "Doncha' think it's time" o una maravillosa "I'm gonna sit right down and cry" que parece rescatada de los mismísimos 50 y que podría colar como una grabación inédita de Elvis.



Otro disco grabado recientemente en los estudios de Sun Records ha sido el nuevo trabajo de un viejo conocido de Trepidación, Dale Watson. El rockero de tupé casi albino al que conocimos por sus discos dedicados a cantar a los fornidos camioneros americanos, vuelve acompañado de los Texas Two con una colección de catorce temas propios.

Mientras Chris Isaak se fotografía en su disco ante los neones del estudio de grabación como un turista, Watson prefiere hacerlo subido a su motocicleta, posando orgulloso delante del enorme autobús metalizado que utiliza para sus giras y que es conducido por su hermano y en los créditos del disco antepone la marca de cerveza que bebe habitualmente (Star Beer, la mejor cerveza del mundo) a los modelos de guitarras que usa para grabar.

"The Sun sessions" es otra buena prueba de que el lugar de grabación no lo es todo si no hay creatividad. Dale Watson podía haberse ido a grabar este disco a cualquier sitio y el resultado habría sido parecido porque lo que importa en este trabajo son las canciones. Rockabilly y country básico y en formato clásico de trío se dan la mano en un disco que nos lleva a los mejores tiempos de Johnny Cash. Los últimos trabajos de Dale Watson estaban siendo exquisitos y el músico se ha dedicado a surtir a sus fans cada poco tiempo con discos y material nuevo sin que tanta producción haya mermado la calidad de sus composiciones y este nuevo disco es prueba de ello.

Si Dale Watson estuviese bajo el manto de una multinacional, en estos momentos gozaría de gran éxito dentro del revival rockabilly que se está produciendo y lo mismo que los modernos de turno se ponen ahora a reivindicar a Wanda Jackson, "The Sun sessions" se estaría vendiendo como churros y sonando en todos los garitos de moda.

Alejandro Arteche


"Beyond the Sun" de Chris Isaak está edit
ado por Warner
"The Sun sessions" de Dale Watson" está editado por Karonte
Tags: , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario