Zoe Muth & Lost High Rollers en el hotel de los corazones rotos


La artista de Seattle lanza nuevo disco inspirado en los sonidos country ochenteros.





En una abigarrada habitación de hotel para muñecos, una pareja de miniaturas se fuman en la cama el cigarro de después. Ella tiene pinta de ser la típica mesonera de restaurante mejicano, él va desnudo pero con máscara de lucha libre por lo que suponemos que será luchador en algún juego de clicks de playmobil. ¡Bienvenidos al hotel Starlight!

De fondo atronan las trompetas de “I’ve been gone”, la canción que abre el nuevo disco de Zoe Muth & the Lost High Rollers, llena de sonidos fronterizos y arreglos que bien podrían haber pertenecido a los Tijuana Brass de Herb Albert. En una época en la que las mujeres están dispuestas a tomar el mando en la revitalización de sonidos clásicos como el soul, el rockabilly o el country, Zoe Muth empuja fuerte para hacerse un hueco en la música vaquera.

Baladas de las de llorar, mucho título de canción lacrimógeno que alude a amistades, despedidas, traiciones y todo lo típico de los culebrones vaqueros hechos canciones, algo de Honky Tonk, reminiscencias del sonido Bakersfield tan popular en la década de los 80 gracias a Dwight Yoakam, entre otros… Todo vale para que Zoe lance desde su Seattle natal un disco de los que en una primera escucha ya suena atemporal y eterno.

Vale que en varias ocasiones nos suene lo que oímos a algo ya escuchado antes, vale que tampoco arriesgue ni innove. Bueno, el country es un género bastante afianzado y con un público muy exigente que tampoco se anda con tonterías y que experimentos admite los justos y con mucho cuidado.

Equiparada por la prensa de su ciudad a Emmylou Harris, la voz de la casi treinteañera Zoe Muth es lo suficientemente bonita y agradable para hacer que “Starlight hotel” sea uno de esos discos placenteros que da gusto escuchar una y otra vez hasta desgastarlo. Y bailar con él, y emocionarte con él, y llorar con él…



Creciendo en la década de los 80 con la MTV de fondo, Dylan y Springsteen, sus ansias de investigar en la historia de América durante el instituto hizo que descubriese una antología de la música folk americana y, a partir de ahí, caer hipnotizada por la Carter Family y las historias de Woody Guthrie. El resultado de toda esta curiosidad adolescente está dando sus frutos en una interesante carrera musical que ahora Zoe Muth aumenta con este nuevo trabajo que te hará recordar los grandes momentos de la música vaquera de los 80, algo que ahora en la década de los 10 puede y debe resurgir con toda la fuerza, brillo y esplendor que nunca debió perder.

Alejandro Arteche

“Starlight hotel” de Zoe Muth and the Lost High Rollers está distribuido en España por Karonte.

Tags: ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario