Jukebox Racket "Hay sectores que no nos consideran rockabillys"


El grupo que une a ex componentes de Boogie Punkers y Dinamita pa los Pollos editan su primer larga duración.







A veces las entrevistas con gente que conoces, pertenecen a tu círculo o mantienes contacto muy directo con ellos son las más difíciles. ¿Por qué? Bueno, sabes tanto del grupo que puedes evitar hacer preguntas que para ti parecen obvias pero que el gran público no tiene por qué conocer y esa confianza también hace que la conversación termine convirtiéndose en una charla de amigos llena de chistes privados y referencias demasiado cerradas para entenderlas desde fuera. Al final resulta que mantener las distancias es la mejor manera de sacar jugo al entrevistado.

Jukebox Racket nace de la unión de varios componentes del grupo Boogie Punkers con Javier Zaitegui, ex cantante de Dinamita pa los Pollos. Todos somos de la misma ciudad, llevamos más de treinta años coincidiendo en bares, conciertos y, en el caso de Dinamita, la relación había sido muy estrecha e intensa tanto a nivel laboral como de amistad. Tras la separación del grupo a mediados de los 90 la distancia ha logrado crear de nuevo ese "desconocimiento" necesario para poder sacar algo de interés en una charla donde intentamos saber todo sobre este nuevo grupo.

Tras un adelanto en forma de 7 pulgadas de vinilo, ahora llega a las tiendas "Rockin' noise", un cd que reúne lo mejor del rockabilly con toques punks e incluso alguna burrada cercana al sonido skin. Sobre todo el disco destila ganas de pasarlo bien sin complejos encima de un escenario e intentar que los de abajo se lo pasen tan bien o mejor que ellos.

Quedan pocas horas para que Jukebox Racket se suban al escenario de un pequeño club a presentar el disco y buscamos por la zona un bar que no tenga televisión (están dando el típico partido de fúltbo que paraliza ciudades). Lo que encontramos es el típico local de señores que al fondo tiene reservados como de película de los 70 con butacones, mesas bajas de cristal, lámparas con peana en forma de torsos desnudos femeninos. Con Javier, cantante del grupo, y Carlos, guitarra, fantaseamos sobre lo que pueden esconder las puertas cerradas con llave que descubrimos detrás de unos pesados cortinones de terciopelo que nos rodean en el pequeño reservado. Y así, hablamos de Elvis, rockabilly, fans y como está el mundo de revuelto. Lo normal, vamos.

Boogie Punkers termina y al poco comienza Jukebox Racket, pero Dinamita terminó a mediados de los 90. ¿Qué ha pasado en este tiempo hasta llegar a Jukebox Racket?

Carlos.- en el caso de Javi ha pasado más tiempo. Cuando se separó Boogie Punkers en 2007, al día siguiente tres de nosotros ya estábamos tocando juntos pero no fue hasta la entrada de Javi que empezamos a montar los temas y a pensar en empezar a grabar y tocar.


Javier.- En mi caso sí ha pasado más tiempo. En 92/93 termina Dinamita y luego hubo el intento de Los Jefes que no pasó de una maqueta y unos conciertos pero el proyecto no prosperó y colgamos los bártulos. Yo solía coincidir con Carlos en conciertos y me propuso pasarme por el local porque estaban haciendo temas. No sé muy bien por qué pero le dije que sí y mira, me alegro.


Y después de tantos años sin cantar ¿cómo es que te animas?

J.- No fue nada premeditado. Tenía la intención de volver a cantar pero nunca terminaba haciendo nada porque tampoco había tenido ninguna propuesta. No es que nadie tenga que ofrecerte entrar en una banda sino que tiene que salir de ti, pero no se había dado el caso.


Carlos y tú ya habíais estado juntos en los 80 en Los Tupendos, antes de que Dinamita grabarais el primer disco.

J.- Sí, llegué a hacer coros en un concierto, algo en la maqueta y luego cosas en el local de ensayo.


C.- Yo me acuerdo que en la época sí habíamos tocado mucho en el local que Javi tenía en Somorrostro. No eran grupos. Estábamos intentando aprender a tocar, a montar bandas... Estoy hablando de 1982 o así y a veces quedábamos con Alberto que luego fue batería de Tupendos, la Secta y Atom Rhumba y con Oscar que luego fue bajista de Dinamita y allí quedábamos, hacíamos versiones y Javi alguna vez tocaba la batería de pie, que era lo que se llevaba en la época.


J.- ¡Yo era un potentado porque no tenía grupo pero tenía local de ensayo y eso era muy difícil de encontrar!




Ahora ya tenéis una edad, trabajos serios, familias... Esto no es como cuando montas un grupo con veinte años para convertirte en estrella del rock. Eso lo tenéis solo como hobby ¿no?

C.- Triunfar económicamente no, pero es que esa pretensión con la música que hago no la he tenido nunca. En el caso de Javi es distinto porque en su época el grupo funcionó a nivel comercial muchísimo. Yo hago muchas cosas que tengo que hacer como trabajar porque hay que hacerlas, pero me paso el día entero pensando en la música, escuchándola y pensando en el grupo. Una afición es dar un paseo o oir al cine pero para mí un grupo de rock n roll no es una afición. Otra cosa es que el ritmo sea diferente y que prefieras tocar menos pero más a gusto y con mejores condiciones que cuando tienes veinte años y tocas donde sea.


¿El no ser profesionales también os permite ciertas licencias como tomaos vuestro tiempo a la hora de hacer un disco o hacer cosas menos comerciales como un single de vinilo?

C.- Está claro. Somos un grupo independiente. La familia cuando le dices que tienes un grupo te dicen que como todavía sigues tocando a tu edad, ¡pero es que ahora es cuando estás más a gusto que nunca!. Tenemos la suerte que podemos editar nuestros discos, esperar, ahorrar la pasta de conciertos y hacer lo que queremos.


J.- El grupo, en los tiempos que corren ahora, no puede tener una explotación comercial. Nosotros ahora manejamos todo el proceso de edición, promoción, grabación, organizar conciertos, intercambios con grupos, buscar salas... Es muy diferente.


C.- Subterfuge ahora nos va a distribuir y eso ayuda a que el disco llegue a tiendas o itunes. Está bien que un componente externo con los medios se encargue de eso porque nosotros podemos llegar hasta un punto, pero está bien que haya un apoyo externo para poder avanzar.


Termináis de grabar este disco y el contrabajista se va a vivir a Alemania.

C.- Terminamos de grabar, sí. ¡Pero se va antes de mezclarlo!


Pero enseguida encontráis otro. ¿Tantos contrabajistas rockers hay en Bilbao?

C.- Es una de las cosas más mágicas que nos ha ocurrido. Están cambiando las cosas y no es como hace diez años que en Bilbao era más complicado encontrar un músico, Ahora no digo que la música que hacemos esté de moda porque vas a conciertos de rockabilly y no hay tanta gente como puedes pensar o leer en las revistas, pero cuando se marchó Edu fue como ¿y ahora qué? Es estar empezando de cero todo el tiempo y nuestro batería conocía a Víctor, que en ese momento no tocaba con nadie, y estupendo. Le había visto tocar con Los Temblores y ya pensaba que podía adaptarse bien al grupo.


J.- El proceso fue un poco costoso porque una persona que entra en la banda tiene que enfrentarse a cuajar con el resto de miembros en el local, aprenderse el repertorio completo que ya está montado y mientras él hacía esto nosotros seguíamos mezclando el disco.




El disco lo produce Letamendía, batería de We Are Standard y nada rockero. ¿Qué tal? Es extraña la unión.

C.- Yo creo que todo lo que ha aprendido Leta de rockabilly ha sido con nosotros. Ja, ja, ja. Lo bueno de Leta es eso, no queremos a alguien que nos cambie el sonido. Queremos a alguien que lo respete, lo grabe y no nos ponga trabas y si nos puede aportar algo pues mejor. Si vas a buscar a un productor que conoce los mismos pedales de guitarra que conozco yo pues a la hora de grabar nos va a hacer sonar igual que el resto de grupos y eso no nos interesa. Con Leta podemos permitirnos hacer un tema sintético jugando con loops y cosas que con otro productor no podrías hacer. Además es una persona muy abierta de ideas. Nunca dice no. Primero lo prueba y luego ve si funciona y eso es muy importante para grabar a gusto.


En el disco os atrevéis a hacer experimentos con loops, también hay canciones donde tiráis al punk o incluso sonidos skins ¿Ya no hay tantos problemas con los puristas como antes?

C.- Nunca hemos tenido esos problemas con los puristas aunque sí sé que parte del público que podría venir a nuestros conciertos y que les gusta nuestra música ni van a escucharnos ni van a venir a vernos tocar. A mí me gusta el rockabilly purista de los 50, voy a ver ese tipo de grupos y es una de mis principales influencias, pero no entiendo que haya gente que solo les pueda gustar eso y se queden ahí. Hay sectores que no nos consideran un grupo de rockabilly y ni siquiera nos admiten en ese entorno.


J.- Eso siempre ha pasado. Es algo que circula desde hace mucho tiempo y la línea por la que eres amado o denostado es muy fina.


C.- Pero no siempre ha sido así porque en los 80 el concepto era mucho más abierto, Escuchábamos a Eddie Cochran y luego el siguiente disco que comprabas era uno de los Clash y ahora igual hay más compartimentos estancos y la gente no quiere salir de ahí ni en la música ni a nivel estético. Hoy es verdad que es más fácil perderse en un solo estilo con el tema internet buscando cosas que ni siquiera podrías imaginarte que existen y puedes estar cerrado ahí encontrando todos los días cosas nuevas de los años 50, pero lo lógico es que un estilo te lleve a investigar otro estilo.


J.- Sigue habiendo gente muy amante de los círculos cerrados, de montar su club privado.


Parece que eso a vosotros no os ha afectado. Antes hablábamos del concierto de Tupendos donde participó Javi y en primer fila teníais un sector duro de fans bailando y montando una escandalera de campeonato y siguen ahora en los últimos conciertos como el primer día.

C.- Son irreductibles. Está el sector de la márgen izquierda desde Barakaldo a Santurce que les quiero con todo mi corazón. Son Rafa Licona, Gaizka...


¡Llevan más de treinta años montando el pollo en los conciertos!

C.- Y lo mejor de todo es que es gente que siguen escuchando música, asistiendo a conciertos, comprando discos y siguen teniendo pasión por el rock n roll. A mí eso me parece maravilloso. No entiendo por qué si cumples los treinta tienes que dejar de hacer un montón de cosas.


J.- O que eso fuese una faceta temporal de tu vida.


Ellos son rockeros acérrimos y sí han aceptado vuestros cambios de estilo.

C.- Es que en la epoca ya eran gente de mentalidad muy abierta. Escuchan mucha música. De Elvis a Motorhead. Siguen manteniendo la estética rocker que tenían en los 80 pero son muy abiertos de mente.




Este verano vais a tocar en el Azkena Rock Festival con Brian Setzer. ¿Hay ganas?

C.- Coincidimos en el día. Nosotros tocaremos como a las 5 de la tarde y él de noche. No sabemos si será como "Bienvenido Mr Marshall" pero estaremos por ahí como gruppies para hacernos una foto. Pisar un escenario en el que va a estar Brian Setzer para mí es un honor. Todo esto visto con la distancia porque ahora lo más importante es que en el Azkena hagamos un buen bolo, pero en el fondo te mola estar en el mismo cartel que el cantante de Stray Cats. Además lo reivindicamos mucho. Hace poco nuestro batería se ha tatuado en el brazo el gato de los Stray Cats. Además mira, ahora también está muy de moda meterse con Stray Cats.


¿En serio?

C.- En ciertos sectores rockers sí. Que si son un grupo del pasado y representa otra época y el rock n roll ahora se hace de otra manera y cosas así. Es cierto que hoy en día son un grupo muerto, pero en su momento fueron muy influyentes y cuando aparecieron pegaron un golpe en la mesa y fueron una gran influencia junto con otra gente y cambiaron muchas cosas en la música. Nosotros lo seguimos reinvindicando y muchas cosas que se reinvindican ahora como los coches antiguos o el R&B ya lo hicieron ellos antes.


Incluso adaptar el soul. Imelda May hace ahora "Tainted love" y ellos en su primer single ya se atrevían con las Supremes.

C.- ¡Exactamente! Una versión no superada por mucho que lo intentase Phil Collins.


Javi ¿te has dado cuenta que es el segundo grupo en el que estás donde un componente tiene un tatuaje de Stray Cats?

J.- Es cierto. Oscar, el bajista de Dinamita, tambien lo llevaba.


Lo siguiente en directo es vuestra participación en el ciclo Izar & Star donde vais a hacer un repertorio basado en Elvis y el rock de los 50. ¿qué nos vamos a encontrar?

J.- Todavía no hemos elegido el repertorio. Hay demasiado material. Va a ser la época de Elvis y el rock n roll de los 50. Más bien lo de Elvis es para llamar un poco la antención al público pero va a haber cosas de Johnny Burnette, Bill Haley, Cochran, Vincent...


C.- Nos propusieron en principio solo Elvis pero no podíamos dejar fuera a los demás. Y eso que al ser el rock de los 50 nos ha delimitado porque si fuera por nosotros... Vamos a hacer lo más representativo de la música de la época pero todavía no hay temas decididos ni hemos cerrado la selección final. También estamos jugando con canciones menos conocidas de la época.


Fuera del País Vasco tenéis pendiente un concierto en Madrid con Los Cavernas, por lo que hablábamos antes de trabajos estables ¿es muy complicado lo de tocar fuera?

C.- Por ahora no hay nada. Es que nosotros llegamos hasta donde podemos y para salir a tocar fuera pues hay cosas pendientes por Galicia por la relación que tenemos con la gente del Beasto, pero eso de salir a tocar fuera hay que mirarlas con lupa.


Yo no puedo terminar la entrevista sin decirte lo raro que se me hace escucharte cantar en inglés, Javi, después de tanto tiempo en castellano.

J.- Ja ja ja. Y a mí no se me hace fácil, ni familiar, pero los temas están ahí. Se han hecho eni nglés porque igual es más simple a la hora de componer y es más fácil que encajen mejor. Requiere más esfuerzo a la hora de cantarlos que en castellano pero poco a poco haremos algo en castellano.


C.- Es una buena forma de distanciarse un poco de lo que ha sido el pasado. Los idiomas como el sonido de la guitarra sirven para separar cosas. En los 80 se hizo mucha música en castellano y en los 90 empezó el inglés. Ahora están los dos idiomas, el castellano se reinvindica ahora de nuevo. No sé. Yo creo que lo que tienes que hacer es guiarte en cantar en lo que te apetezca.


Alejandro Arteche


"Rockin' noise" de Jukebox Racket está distribuido por Subterfuge

Tags: ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario