Pillando olas por el Pisuerga con Hula Baby


El cuarteto vallisoletano publica su segundo trabajo con versiones en castellano de temas surferos y de rock n’ roll.








Es viernes por la tarde y mientras en el exterior cualquier persona con buen gusto está recordando al cantante de los Cramps Lux Interior, fallecido ese mismo día hace dos años, en el interior de un bar los Hula Baby se meten al almacén del mismo para cambiarse de ropa.

Pantalón y corbata negros, camisa blanca y gafas de pasta para los cuatro. Parecen una versión cañí de “la venganza de los novatos” o, más apropiado para ellos, el típico grupo universitario que se dedicaría a amenizar los bailes de Instituto de barrio periférico de alguna película juvenil psicotrónica de la Troma.

En breve vamos a asistir a la presentación en directo de su segundo disco, “No voy a bajar”, que cuenta, además del formato cd, con una preciosa edición en vinilo de 10 pulgadas y carpeta abierta muy recomendable para fetichistas de las rodajas de plástico negro que giran a 33 rpm, pero antes quiero que estos cuatro elementos me expliquen cuanto hay de broma en todo esto y si un grupo que basa su repertorio en hacer versiones de canciones de los Hi Risers y The Neatherthals cambiando la letra, puede ser tomado en serio.

¿Sois un grupo chirigotero o realmente os interesa el rock n’ roll?
La gente sabe que nuestros conciertos son muy divertidos pero vienen a escuchar a la banda, a disfrutar. No somos una charlotada ni lo pretendemos. No queremos que la gente se lo tome como un chiste. Hay un nivel de autoexigencia y seriedad, de hacer las cosas bien hasta donde lleguemos. No somos los Mojinos Escocíos aunque curiosamente hemos llegado a telonearlos. Sabemos que hay un reducto de gente que sí nos toma a risa y somos conscientes de ello pero mucha otra gente que podemos catalogar como puristas del rock y son muy críticos, valoran mucho lo que hacemos y nuestra evolución.

¿Siempre hacéis versiones? ¿No os habéis planteado tocar temas propios?
Hula Baby nació como un grupo de versiones tratando de hacer un tributo a los grupos que nos gustan de rock n’ roll y tratando de hacer una propuesta divertida con letras intrascendentes. Llevamos tiempo hablando de hacer temas propios pero estamos perezosos.

Con las letras sí trabajáis mucho porque no son traducciones literales ¿no?
¡Es traducción cacofónica! Tienen su truco: tratamos de que suene en castellano parecido al inglés. Donde dice “gimme money” nosotros decimos “dame limones”. Es cuadrar el golpe de voz y en eso nos lo curramos, sobre todo en el tema de estribillos que hay que intentar que suenen a lo mas parecido al original.

Cualquiera puede pensar que eso de inventarse una letra nueva es muy fácil y no tiene mérito alguno. Desmontadles la teoría.
Es complicado. “Can’t explain” de los Who la hemos tocado mucho en inglés porque algunos tenemos un pasado en bandas mod pero la letra ha sido imposible sacarla en castellano. No todas las canciones se dejan. Algunas salen a la primera y según la estás escuchando ya te sale el estribillo y el resto va solo, pero en otros casos no. Con “Peggy Jones” de Hi Risers nos ha ocurrido lo mismo, no funcionaba

¿Siempre trabajais con grupos extranjeros y casi siempre con canciones de los Hi Risers?
Hemos hecho “La chica alborotada” de los Lobos del Ritmo, que son mejicanos, aunque en realidad es una canción en inglés de los 50 que tocaban los Flamin' Groovies. Lo que hacemos es coger la música que tenemos todos en nuestros coches y en casa y casi siempre aparecen Hi Risers y Neatherthals, por eso somos recurrentes con ellos. Son con los que nos sentimos más identificados los cuatro y los que escuchamos en común. No es elegir música extranjera o coger canciones en inglés porque sí. Si las hubiera en castellano como “La chica alborotada” y nos gustan, también las hacemos sin problemas.



Esta complicidad a la hora de hablar de gustos musicales se nota también a la hora de estar con Hula Baby. Unos acaban las frases de los otros y el discurso es bastante coherente y sólido. Saben bien lo que quieren y están muy compenetrados con la idea a transmitir del grupo.

En el escenario la conexión es la misma en el cuarteto vallisoletano formando una maquinaria muy bien engrasada que hace que el público no pare de bailar y sudar en todo el concierto, aunque los primeros que se lo pasen bien sean ellos. Desde las coreografías de Dan y Rob en las instrumentales (Pable dice que no participa en ellas porque con la batería es un poco complicado seguirles los pasos) a la cara de satisfacción de Quick-o y una eterna sonrisa que no le abandona en todo el bolo mientras canta, como un niño pequeño que oculta el secreto de una gran trastada que acaba de cometer. Es imposible no situarse en la primera fila de uno de sus conciertos y no contagiarse del buen rollo que llevan y sudar como un pollo bailando con ellos. Hay pocos grupos que hacen muy fácil que te conviertas en fan y caigas en sus redes y Hula Baby con su directo es uno de ellos.

Lo vuestro sería un poco la típica historia de los adolescentes que se juntan para formar su primer grupo y lo primero que hacen en el local son versiones de sus grupos favoritos, aunque de adolescentes ya no tenéis nada.
Somos gente que en algunos casos llevamos un montón de tiempo en grupos y casi todos tenemos bandas paralelas. Esto surgió casi como un juego. Estábamos en un concierto de los Hi Rises en el Festival Freakland de Ponferrada y dijimos “hay que hacer algo como esto”, nos pusimos a trabajar y a hacer versiones y salió todo.

¿Sabéis lo que opinan estos grupos de vosotros? ¿Os conocen?
La gente del programa de radio “Pintalabios“ de Vitoria nos vio tocar y al poco era la fiesta de su décimo aniversario y traían a los Hi Rises. Les debió chocar que tocáramos temas de ellos y nos invitaron a actuar en su fiesta. Nosotros cuando nos dijeron para telonearlos fue alucinante porque llevábamos muy poco tiempo. El grupo se portó muy bien con nosotros y seguimos teniendo contacto con el cantante y está al corriente de nuestros discos. Se los mandamos, él los regala a los amigos y está tan ilusionado con ellos casi como nosotros. Este segundo disco lo hemos masterizado donde lo hacen ellos, para cerrar el círculo.

En vuestra música hay dos ondas muy acentuadas. Por un lado está el rock n’ roll y por otro el surf. El disco además se llama “No voy a bajar” y aparecéis vosotros cabalgando una “adaptación” del conocido cuadro de Katsushishika Hokudai. Ahora que estamos a escasos diez minutos en coche de playas surferas como las de Sopelana y que podríamos ir después del concierto a pegarnos un baño, confesad ¿Eso del surf por el Pisuerga que tal se lleva?
Ja, ja, ja. Como que choca ¿no? Nuestro objetivo no es llegar a triunfar mundialmente, lo que queremos es que cada vez que toquemos pasarlo pipa y hacer de los conciertos una fiesta. El surf es algo que llevamos escuchando mucho tiempo y da pie a este tipo de guateques que hacemos en directo. Encaja muy bien. Incluso alguno de nosotros estamos empezando a practicarlo…fuera de Valladolid, claro. Además ¡es un recurso excelente cuando tienes un vocalista crápula que no aparece en los ensayos!, eso te permite tener un repertorio instrumental para salir del paso por si acaso.

Tanto este nuevo disco como el anterior trabajo están autoeditados. ¿Cómo los puede conseguir la gente?
Solo en conciertos, a través de amigos o por la web. Estamos hartos de mandar el disco a mil sitios y que no te lo edite nadie ni te lo promocione, así que como esto nos gusta y lo hacemos por amor al arte, cuando tenemos cuatro duros nos metemos a grabar un disco y mira... Es duro, cada uno tenemos nuestro trabajo y esto es parte de nuestro ocio. Es un capricho caro pero bueno, palmamos dinero pero más palma gente que se va de hoteles y vacaciones como hobby.

Vais a tocar este año en el Freakland de Ponferrada.
Freakland nos hace mucha ilusión porque se gestó el grupo allí y volver y poder tocar nos apetece mucho.

¿Y luego?
Estos conciertos que estamos dando en el País Vasco está muy bien porque siempre nos tratáis de maravilla y es un lujo. Luego hay cosas por León, algo por Asturias… Lo que nos dejan los fines de semana.

Alejandro Arteche

“No voy a bajar” de Hula Baby está autoeditado.
Tags: , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario