Imelda May vuelve con fuerza


La irlandesa vuelve a primeros de octubre con su tercer disco lleno de rock n roll cincuentero.












Una percusión conocida arranca “Pulling the rug”, el disco con el que se abre el nuevo trabajo de Imelda May “Mayhem”. ¿Estamos ante un segundo “Johnny got a boom boom”? Podría ser, aunque no importaría. Esa canción era tan buena… Pero no. Enseguida entra una guitarra acústica y unas palmas que anuncia que Imelda ha venido para montar bronca y de la buena.

En pleno verano tuvimos el avance en forma de un caliente video donde Imelda se paseaba vestida de enfermera en un sanatorio mental. “Psycho” sonaba distorsionada, sucia y con cierto aire a los Cramps. La tímida señorita del tupé con mecha rubia y faldas ajustadas se desmelenaba sólo como ella podía hacerlo. En un momento donde cualquiera que enseña las tetas en un escenario se pone en plan estupenda diciendo que practica burlesque, Imelda, sin enseñar más de lo necesario, nos ponía a mil desplegando su artillería pesada de encantos de pin up de los cincuenta.

El saber que la irlandesa abandonaba el mundo de la independencia para fichar con una multinacional ha hecho que más de uno estuviera escéptico ante el cambio. ¿Supondría eso una comercialización de su música? ¿Se haría más pop para sonar en radiofórmulas? Desde luego elegir como single “Psycho” no aventuraba tal cosa, pero vaya usted a saber cuando hay despachos de ejecutivos por medio.



La primera semana de octubre será cuando se abra el telón de “Mayhem” y se descubra a la nueva Imelda (aunque en su Irlanda natal ya ha sido publicado y encima con edición deluxe). Por lo pronto se presenta más rockera que en su anterior disco. Hay mucho más rockabilly simple sin artificios y también baladas folkies que recuerdan mucho a Fairground Attraction como la titulada “Kentish town waltz”, puro azucar envenenado, armonías a lo Andrew Sisters o jazz de club nocturno a altas horas de la madrugada con el ambiente bien cargado por el humo en “All for you” y donde podemos imaginar a Imelda May transformada en Gilda arrancándose sensualmente los guantes.

Y para terminar, una sopresa. “Mayhem” se cierra con una trepidante versión de una de las canciones más versioneadas en la historia de la música actual, el clásico de Gloria Jones “Tainted love”. Son bastantes las versiones en clave rocker que hemos podido escuchar de este tema en la voz de gente como Dave Phillips o Francine, entre otros, pero Imelda May sabe como hacerla suya y llevarla a su terreno sin que desentone con el resto de su repertorio convirtiéndola desde el momento cero en un rompepistas para las noches de los sábados.
Tags: ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario