John Németh, otro blanco en el imperio negro


El cantante y armónica blanco publica su tercer disco lleno de ritmos negroides para bailar.



Antes que nadie diga nada y se queje que las comparaciones son odiosas y que antes de Eli Paperboy Reed ya existía el mundo y bla, bla bla, no somos nosotros los que comparamos a John Németh con Paperboy, Amy o James Hunter. Es su propia discográfica la que suelta los nombres en el primer párrafo de la nota de prensa donde incluye a su promocionado en la corriente de “revitalizadores del soul clásico”, una etiqueta que desde el primer momento he odiado por lo prepotente que suena que tenga que venir un grupo de blanquitos con los ojos azules a poner en orden la música negra y a erigirse como los salvadores del sonido de la joven América. En fin, en todas las discográficas por muy independientes y especializadas que sean siempre tiene que haber un listo.

Es cierto que nada más pinchar el primer tema del tercer y nuevo disco del rubio y regordete nacido en Idaho John Németh, el oído te lleva inmediatamente a compararle con el Paperboy Reed de “Roll with you” y para muchos puede ser un buen sustituto ahora que Reed ha fichado por una multinacional y su sonido, aunque sigue siendo bailable, se ha visto edulcorado para introducirse en los canales comerciales de radio y tv. Reed nos sigue haciendo mover los pies pero algo dentro de nosotros, de los que vibrábamos con “(Doin’ the) Boom boom” nos dice que ya no es lo mismo.

Tampoco es que Németh haya inventado la cuadratura del círculo. Su nuevo trabajo, “Name the day”, navega entre el soul popero y comercial de Jackie Wilson y Otis Redding pero es lo suficientemente bailable y correctamente elaborado para dejarte llevar por tus pies sin preocuparte de mucho más. Ya sabéis cual es una de las máximas de las pistas de baile: “shut up and dance”.

Cantante y soplador de armónica, John Németh define su estilo como “vintage Soul” y arranca este tercer trabajo con una espídica pieza inspirada en los desbarres de James Brown, un “Breakin’ free” que también recuerda muchísimo al “Boom boom” que cerraba el anterior disco de Paperboy Reed, para pasar al comercial y bailable “Name the day”, canción que da título al disco, elegida como primer single y que bien podría figurar en el repertorio de Jackie Wilson junto a temas como “Higher and higher”.



No estoy diciendo que John Németh sea un advenedizo ni que se esté intentando subir al carro de un estilo en boga. Escuchando sus discos se nota que sabe lo que se trae entre manos y domina el material y el estilo con el que trabaja. Puede que su carrera esté decepcionando a alguno de los seguidores que en sus comienzos le votaron como “mejor disco debut” en los Blues Blast Music Awards ya que en este tercer trabajo cada vez va perdiendo más el estilo blusero de sus comienzos. No hay más que escuchar canciones como “You’re an angel” o “Blues hit big town” de su primer disco “Love me tonight” (donde también versioneaba el “She’s looking good” de Wilson Pickett) para ver que las guitarras y el ambiente B.B. King han ido dulcificándose y haciéndose cada vez más comerciales en algo que muchos llaman “soul tipo Blues Brothers”. Ya sabéis, las dos conocidas de Aretha más el “Gimme some lovin’” para bailar un montón de borrachos de despedida de soltero tras darle el coñazo al pobre dj creyendo que la tortura a un pobre trabajador nocturno va incluida en el precio de sus copas.

De todas formas, “Name the day” es un disco perfecto para no dejar de mover los pies un sábado noche dejando a un lado las preocupaciones, vaciando la cabeza y deslizándote por la pista de baile al ritmo de la música, algo que ya es demasiado pedir en los tiempos que corren y con lo que se está publicando por ahí día tras día.

Nos vamos a quedar vigilando los pasos de John Németh que mientras siga publicando artefactos como este, nosotros encantados.

Alejandro Arteche
Tags: ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario