Tony Luz presenta el disco de su nuevo grupo Los Silvertones


La leyenda de la música española Tony Luz, publica el primer disco de su nuevo grupo: Los Silvertones.








Una vieja guitarra eléctrica ocupa la portada de “Amigo Chet”, el disco presentación de los madrileños Silvertones. Su dueño es uno de los pesos pesados en la escena rockanrolera española desde los comienzos, todo un pionero. Su nombre es Tony Luz y está ligado a los orígenes de la música española por su participación en grupos como Los Pekenikes (con los que llegó a telonear a los Beatles en su visita española), Zapatón o Bulldog. Además, su firma se puede ver como autor de grandes éxitos musicales, producciones e incluso cientos de portadas de discos en su faceta como diseñador gráfico. Busca en tu colección de pop rock español y seguro que encuentras más de un disco producido o diseñado por él.

Incansable al desaliento y amante de su trabajo, Tony Luz ha bautizado a su nuevo grupo con la marca de la guitarra que le acompañó en sus orígenes como músico.

Me gusta el nombre porque es sonoro y es un reconocimiento a mi primera guitarra, nos cuenta Tony horas después de haber presentado el primer disco de los Silvertones en Madrid. Cuando aprobé el Preu mis padres me regalaron una guitarra Silvertone que la vendía un amigo común que la había comprado en la base americana de Torrejón. Era una guitarra de blues. Fíjate en aquella época que no llegaba nada a este país y yo era el hombre mas feliz del mundo con esa guitarra. Incluso salía a la calle con ella sin funda para que la viera la gente.

¿La sigues teniendo?

Sí, sí. De hecho en este disco hemos grabado algunas cosas con ella. Es muy buena guitarra y estoy muy feliz con ella. El otro guitarra del grupo estuvo una temporada buscando en ebay una para tocar “Amigo Chet” los dos con el mismo modelo pero empezo a pujar y se disparó de precio. Al final fue imposible.

¿Sabes que Chris Isaak tenía una y que bautizó así a su primer disco?

Ah, ¡que buena noticia!. Me hace mucha ilusión cuando veo portadas antiguas de discos o remakes de películas y en una escena aparece una Silvertone. Me hace sentir muy bien. Era una época en que sólo molaba la Fender y la Silvertone es una guitarra histórica.

Supongo que llamar al disco “Amigo Chet” será en homenaje a Chet Atkins.

¡Claro! Chet Atkins era y es el guitarrista inalcanzable, porque podíamos aprender tocar como Scotty Moore, el guitarra de Elvis, o Hank Marvin de los Shadows, pero Chet Atkins era otra historia. Salvando las distancias sería en el rock como una especie de Paco de Lucía.

En vuestro primer disco no sólo incluyes este homenaje a Chet Atkins. Hay otro tema dedicado a la memoria de uno de los rockers más carismáticos españoles, Bruno Lomas, y versiones de Neil Sedaka y Buddy Holly.

“One way ticket” era la cara b del single “Oh Carol” de Neil Sedaka y era la típica canción de guateque que sonaba cuando dabas la vuelta al single y a la gente le encantaba. Está muy poco versioneada, sólo por Eruption en los 70 en plan discoteca y poco más. Brian Setzer suele revisar material antiguo pero esta se le ha pasado y la de Buddy Holly igual. La tocan algunas bandas de rockabilly modestas y poco más.

¿Y de tu anterior grupo de rock n roll, Bulldog, no os animáis a tocar algo?

Tenemos ese proyecto. Hay amigos que tocan en bandas comunes y hacen un medley de Bulldog y funciona. Yo estoy a ver si convenzo a Alfonso, el contrabajista, que se conoce el material para hacer algún tema. Además ¿por qué no?, Bulldog es rock n roll nacional y estoy muy orgulloso de él. Una de las canciones que hemos incluido en este disco, “Olvia” es de Jorge Ortuño, el que fue batería de Bulldog.



¿Cómo es que os juntáis los Silvertones?

Llevo toda la vida tocando de una forma más o menos regular y haciendo producciones. En una de las últimas bandas que tuve, el contrabajista que estaba conmigo era amigo de Ile Hämäläinen y me lo presentó porque que le gustaba el sonido que tenía mi guitarra. Alfonso Múgica nos concertó una cita, tocamos un rato en mi estudio y parecía que llevábamos toda la vida tocando juntos, una comunicación perfecta y a partir de ahí buscamos un batería que primero fue Steve Jordan que había estado con los Secretos hasta que nos dejó por tema de trabajo y entró Javier Lobillo. No ha respondido a ningún proyecto premeditado lo de crear los Silvertones, yo no he sido nunca de decir “voy a hacer esto o lo otro” es la vida, el destino. Las cosas surgen solas.

Me imagino que al igual que tú, el resto de los Silvertones tendréis otros trabajos. ¿Significa esto que el grupo es un capricho de fin de semana o prentendéis funcionar a tiempo completo?

Más o menos todos tenemos un trabajo al margen para vivir pero el grupo no es un capricho. Para mí nunca lo ha sido ningún grupo. En Madrid ya nos conocen y la gente que tiene interés nos encuentra por internet pero queremos salir a tocar por todos los sitios posibles. Incluso fuera de España, porque me interesan mucho los circuitos de rock n roll y rockabilly que hay. Mientras el cuerpo aguante hay que esta ahí y como no hay nada fácil y menos ahora, se toca donde se puede.

Ile tiene contactos para sacar el disco en California y nos han dicho que lo quieren sacar en castellano para la zona porque el tema del español funciona mucho. Ojalá sea verdad. Yo he llegado a un punto de escepticismo que todo lo que salga me parece fenomenal, pero tampoco hago planes. Mi prioridad es tocar.

Tú tienes una biografía muy extensa como músico desde prácticamente los orígenes del pop y el rock en España. Como hombre que has estado a los dos lados de la industria ¿Por qué es tan difícil encontrar una buena antología de Pekenikes? Cualquier adolescente interesado en la música puede encontrar con facilidad en un gran almacén cajas con material extenso e información completa de Buddy Holly, Wilson Picket, Elvis… pero muy poco de los pioneros de su propio país. ¿No te da pena esta incultura?

Bueno, el sello Ramalama hacen un esfuerzo muy grande por cubrir ese hueco pero estamos en el mercado que estamos con esas ventas. El que quiere puede encontrarlo buscando, pero no existe la misma cultura que en el extranjero. Que se le va a hacer ¿patalear? No, hay que tirar adelante.

¿No piensas que este poco respeto que las discográficas españolas tienen a su legado y al cliente puede ser uno de los motivos de la crisis de ventas?

Esto da lo que da. La industria está muy mal acostumbrada porque ha ganado muchísimo dinero con muy poco esfuerzo y ahora le ha llegado la época de las vacas flacas. Es lo que hay.

Alejandro Arteche

Tags: , , , , , , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario