¡Dios bendiga a América!


El sello especializado Putumayo Records edita una recopilación sobre el Rhythm & Blues americano.



La manía de poner etiquetas a la música hace que muchas veces estas sirvan para rechazar o no prestar atención a discos que, de otra manera, picarían nuestra curiosidad. Creo que no hay término más denostado, manoseado y populachero que el de “world music”, una especie de cajón de sastre (o desastre) donde se mete todo tipo de sonidos que provienen de otras culturas. Ahí cabe de todo: étnica, africana, valcánica… y todo gira alrededor del “buen rollismo”, el “perroflautismo” y la “solidaridad” de fin de semana y que mueve cantidades indecentes de dinero que se quedan cuatro listos.

Yo reconozco que esos tipos de música me interesan más bien poco por no decir nada. Lo siento, no predico con el ejemplo de decir que no hay que fiarse de las etiquetas, pero este tipo de sonidos por mi cultura musical desde bien pequeño y educar mi oído con pop europeo y rock americano, hace que en mi negociado no entren estos sones.

Por eso es posible que hasta hace no muchos años jamás me había fijado en la colección de música editada por el sello Putumayo Records. Primero porque en las tiendas los muebles de “World Music” los suelo pasar de largo y segundo porque viendo sus portadas de lejos, con colores tan vivos e ilustraciones de estilo naif, me imaginaba que contendrían colecciones de bandas africanas o árabes que sabía que ni me iban a gustar ni iba a entender.

Hasta que un día me fijé en el título de una de esas colecciones y descubrí que sí, que Putumayo tenía colecciones de música africana, pero también interesantísimos volúmenes sobre el Blues del Mississippi, los pegajosos y picantes ritmos de Nueva Orleáns, el Zydeco o el Cajún. Y ahí, amigo, cambió todo.

Para mi sorpresa y alegría, la nueva referencia editada en España de Putumayo es otra de esas joyas de la América profunda donde siempre se puede descubrir un tesoro oculto. Tras la referencia “Rythm & Blues”, el nuevo recopilatorio de Putumayo Records esconde 12 piezas de contagioso soul con nombres de peso.


Por ahí andan uniones infernales a cargo de Angie Stone y el que fuera mitad de Sam & Dave (los intérpretes del clásico “Soul man”) San Moore, Irma Thomas o Sharon Jones con los creadores del exitoso sonido de Amy Winehouse, los Dap Kings (de los que esperamos nuevo disco en un par de meses como agua de Mayo).

También nos encontramos con sorpresas como Cracked Ice, un grupo de “tocones” que se han juntado para pasar el rato, tocar en bodas, fiestas de cumpleaños… No en cualquiera claro, en una de las bodas en la que tocaron había invitados de la talla de Carly Simon, Rosanne Cash y Jackson Browne que cayeron rendidos a sus pies.

Entre los componentes de Cracked Ice está uno de los guitarras habituales de Madonna, coristas habituales en las giras y discos de Bowie o Paul Simon, el batería de Dylan y, como cabeza de grupo, Crispin Cioe, saxofonista de los Rolling Stones y cuyo solo de saxo destaca en el “Livin’ in America” de James Brown.

El volumen de “Rythm & Blues” se abre con Lavelle White, un bombazo a cargo de una mujer que empezó a cantar en los años 50 en clubs y no ha sido hasta mediados de los 90 que consiguió grabar un disco entero (sólo había singles y colaboraciones). A partir de ahí, once cortes más que sirven para elevar la temperatura de cualquier local donde se pinche el disco.

Alejandro Arteche

Tags: , , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario