Eric Woolfson: el hombre en la sombra


El pasado 2 de Diciembre falleció Eric Woolfson, compositor de muchos de los éxitos y voz de Allan Parsons Project. Hoy, recupero la entrevista que le hice este verano para Soitu.es con motivo de la publicación de su último disco.


Triunfó a finales de los 70 con la fiebre de la música electrónica y los sintetizadores. A medio camino entre el sinfonismo tardío de los discos conceptuales y las nuevas experimentaciones sonoras con máquinas, The Alan Parsons Project encontró un importante hueco en el mercado que se acrecentó con la vena más pop de canciones como 'Eye in the sky' o 'Don’t answer me', singles que llegaron a ser número uno en listas. Dando la cara estaba Alan Parsons, productor y hombre de estudio reconocido cuyo trabajo figuraba en discos de los Beatles o Pink Floyd, al estar en nómina de los Estudios Abbey Road.

En realidad, The Alan Parsons Project (APP) eran dos: el propio Alan Parsons y un hombre en la sombra,Eric Woolfson, que como autor a sueldo contratado por el productor de los Rolling Stones había escrito canciones para Marianne Faithfull, entre otros, o el éxito para pistas de baile 'Kung Fu fighting'. Curiosamente, mientras el dúo tenía cada vez más éxito gracias a las composiciones de Woolfson, las tiranteces aumentaban hasta que la sociedad se rompió. Tras un largo paréntesis en el que Eric Woolfson se retiró para dedicarse a componer musicales, vuelve para presentar un disco titulado 'The Alan Parsons Project that never was'. En él encontramos descartes de los trabajos que realizó en The Alan Parsons Project y canciones que no vieron la luz en su momento por no llegar el dúo a un acuerdo para incluirlas en los discos.

"Encontré mucho material cuando estuve rebuscando en los archivos para organizar los extras que se iban a incluir en las ediciones remasterizadas de los discos de APP", contó Eric Woolfson a soitu.es. "Alan Parsons era el ingeniero y productor de los discos y más tarde se erigió en jefe del grupo a la hora de tomar decisiones en el estudio. En varias ocasiones tuvimos discusiones sobre el material que estábamos grabando, sobre todo con 'Eye in the sky' y 'Don’t answer me', que fueron grandes éxitos. A Alan no le gustaban nada y no quería que se grabaran. Al volver a escuchar el material de aquellas sesiones que se quedó fuera sentí la necesidad de terminarlo y mostrarlo. Algunas canciones las he terminado, otras las he grabado completamente, pero siempre a mi gusto. No he querido dejarlas en manos de ningún productor ajeno al tema", explica Woolfson.

Es muy curioso lo que cuenta el compositor escocés sobre la animadversión que Alan Parsons tenía a las canciones que más fama le dieron —y el ojo clínico que demostró al oponerse—, sobre todo cuando en la actualidad Parsons continúa actuando con el viejo repertorio. La separación del dúo fue bastante problemática, y la relación podemos deducir que no parece haberse arreglado, por lo que Woolfson contesta a la pregunta de si le hubiera gustado editar este disco como un nuevo trabajo de APP en vez de con su nombre en solitario y si le comentó a Parsons su idea de recuperar este material: "Imagínate mi sorpresa. Al dejar el dúo yo comienzo a trabajar en musicales y Alan, que nunca había querido actuar, decide salir de gira con una banda. No hemos vuelto a tener contacto porque él se mudó a California y ya ni estábamos en el mismo país, ni nos movíamos por el mismo terreno. No le invité a participar en este proyecto porque pensé que si en su momento estas canciones no le habían gustado, no le iban a gustar ahora y yo necesitaba que la gente que se involucrara en este disco estuviera entusiasmada con el tema".

Entonces, por lo que podemos entender, esto es una especie de ajuste de cuentas. Empezando por el título del disco 'The Alan Parsons Project that never was' , y terminando por la inclusión de uno de los temas, 'Steal your heart away'. Según cuenta Eric Woolfson, Alan Parsons tenía una escala para puntuar las canciones que él le presentaba: un punto para las que a Alan le parecían perfectas y 10 puntos para las que Alan consideraba malísimas e ingrabables. Según esta escala, Woolfson cuenta que 'Steal your heart away' para la escala de medición sería una canción de 12 puntos.

"El disco lo he titulado así porque estas canciones podían haber estado incluidas perfectamente en cualquiera de los discos que hicimos Alan y yo como The Alan Parsons Project. Sobre incluir esta canción, yo nunca he tenido problemas con la comercialidad. ¡Ojalá hubiese escrito más canciones comerciales!", comenta el escocés.

Los fans acérrimos de la banda siempre han considerado que, por el gran trabajo desarrollado por Eric Woolfson en el dúo, su presencia tenía que haber tenido más importancia, figurando incluso en el nombre del grupo. Woolfson siempre lo dejó pasar, y viendo el interés que tiene por todo el archivo del grupo, habría que pensar si no se arrepiente de no haberse involucrado más a nivel visual. Aunque él desmiente cualquier tipo de pesar al respecto: "Mantenía mi nombre en el anonimato pero disfrutaba de los beneficios del grupo y del éxito que teníamos sin cargar con el peso de la fama y la popularidad que en muchos casos puede ser molesta para ti y tu familia. ¡Mira toda la tragedia que ha rondado a Michael Jackson, por ejemplo! No, no me arrepiento de haber estado en segunda fila. Ni en el momento de mayor éxito del grupo, ni ahora, me ha interesado la fama. Simplemente trato de completar el trabajo que hice en APP y terminarlo. Ahora estoy preparando un segundo disco con más material y donde también incluyo parte de mi trabajo como autor de musicales".

Esta pasión por los musicales que tanto éxito le ha dado desde que abandonó el grupo se puede ver en alguna de las composiciones de este 'The Alan Parsons Project that never was', concretamente en 'Immortal', la canción que cierra el disco. Tras tanto tiempo metido en este mundo, la pregunta es si a Eric Woolfson le costó mucho volver a arreglar temas pop y en qué género se siente más cómodo, a lo que él responde que "desde el punto de vista de compositor no creo que haya mucha diferencia en escribir material para un disco o un musical. Quizá la diferencia es que las canciones de un musical tienen un desarrollo e igual cuesta más hacerlas, pero me siento bien en ambos campos".

La versatilidad queda demostrada al escuchar el sonido épico de 'Golden key', donde hay arreglos a lo Beach Boys y el famoso método de trabajo del 'muro de sonido' de las producciones de Phil Spector. Siendo algunas de las canciones sólo maquetas, la duda surge alrededor de si respetó los arreglos originales o hizo muchos cambios de estilo para actualizar las canciones de este disco.

"Es cierto", afirma sin titubear Woolfson. "'Golden key' tenía mucha influencia de Phil Spector cuando la compuse, pensando en que era la perfecta continuación de 'Don’t answer me'. Las armonías a lo Beach Boys son gracias a Chris Rainbow, que era un habitual en las grabaciones de The Alan Parsons Project, y que es como tener a los Beach Boys en una sola garganta. Algunas canciones del disco las encontré y estaban sin terminar y el paso del tiempo desde que las cree hasta ahora estoy seguro que ha variado la idea que tenía en su momento. En otras he cambiado partes de la letra, pero el concepto global de las canciones está ahí y tienen el espíritu de cuando las ideé para que fuesen grabadas y editadas en disco".

Alejandro Arteche

Tags: , , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario