Betty Davis era negra


Entre las reediciones de la discografía de Betty Davis aparece un disco inédito nunca publicado hasta ahora.

Vaya por Dios, toda la vida creyendo que Bette Davis era rubia y mala y resulta que no, que era negra y guarrona. Por supuesto hablamos de dos personas distintas, una es la actriz de “Eva al desnudo” conocida por ser una de las malas más malas de Hollywood y la otra, la que hoy nos interesa, la ex mujer del músico de jazz Miles Davis y una pionera y visionaria en lo que a funky music se refiere. ¿Habrían sido en sus comienzos tan eróticos Prince o Madonna de no haber existido Betty Davis? El músico Carlos Santana llegó a decir que Madonna al lado de Betty Davis era como una monja de clausura y que Betty en el escenario se comportaba con el salvajismo de una pantera negra. Su ex marido Miles Davis en su autobiografía comentaba que de haber seguido grabando discos en la actualidad, sería más grande que Madonna y Prince juntos. Por desgracia, Betty Davis fue una adelantada a su tiempo y pagó por ello.

Muchos fans de Miles Davis tienen mucho que agradecerle a Betty Davis. Al casarse en segundas nupcias con el trompetista en 1968 Betty, que por entonces era una cotizada modelo de fotografía para revistas de moda, le introdujo en el mundo del rock y el funk presentándole a amigos suyos como Sly Stone y Jimmi Hendrix, lo que ayudó al trompetista a descubrir otros tipos de música y empezar a investigar con ellos y en como fusionarlos con el jazz. De hecho Hendrix y Miles planeaban grabar un disco juntos aunando sus talentos y que nunca llegó a hacerse por la prematura muerte del rockero. Esta amistad que durante años llevaron Jimmi y Miles vendría a echar por tierra el rumor que Betty y su marido se divorciaron por el romance que esta mantenía con Hendrix, aunque más de un motivo le diera para pedir el divorcio por su conducta escandalosa y los microvestidos que acostumbraba a ponerse para salir.

Miles Davis reconoce la positiva influencia que Betty tuvo en su arte y como le ayudó a crecer en la música abriéndole nuevos puntos de vista. Reconoce también que el matrimonio no funcionó porque ella era muy joven y muy impulsiva y salvaje para lo que él esperaba en el comportamiento de una mujer (se ahorra todos los romances que dicen que ella tuvo con famosos y las que organizaba cada vez que salían por ahí). En la leyenda queda un supuesto disco grabado y compuesto por Betty junto a su marido del que nunca se ha escuchado nada.

Tras el corto matrimonio que pasó escasamente del año, Betty decide marchar a Londres para seguir su carrera como modelo de donde volverá a Estados Unidos cargada con un montón de canciones que había estado escribiendo en su exilio inglés y con la idea de montar un grupo y grabar un disco con ayuda de Carlos Santana. En 1973 aparece su primer lp llamado igual que ella y con un plantel de invitados de escándalo. En los instrumentos hay músicos habituales de Santana, la sección rítmica de Sly & the Family Stone y en los coros las Pointer Sisters y Sylvester. ¡Casi nada!

Funk sucio y pegajoso, líneas de bajo vibrantes y rompedoras, guitarras hipnóticas y por medio los gemidos, gritos y lamentos de la voz rota de Betty Davis con su enorme cardado afro, minipantalones y enormes botas por encima de la rodilla. Todo un revulsivo demasiado duro para ser digerido por el público que la relegó al ostracismo. Sus dos siguientes discos “They say I’m different” y “Nasty gal” sufrieron la misma suerte y tanto el contenido como las fundas donde una guerrera Betty aparecía cada dos por tres ligera de ropa, pintada como una puerta y con las piernas y la boca lo más abiertas posible, hizo que sus canciones fuesen prohibidas en la radio, muchos de sus conciertos suspendidos y ligas de católicos protestasen por el material publicado que ofendía a muchos americanos. Nadie como ella ha sabido fotografiarse encima de una motocicleta y convertir esta en el objeto sexual más obsceno del mundo. Si Prince se atrevió a aparecer desnudo en tanga tirado en una cama o Madonna tocarse sin pudor bajo su vestido de novia por los canales de Venecia, ya sabemos quien abrió las puertas de todo aquello. Y no sólo en disco o en foto era una bomba. Los que tuvieron suerte de asistir a alguno de sus conciertos lo recuerdan como una experiencia única, como un espectador que la vio junto a Earth Wind and Fire y Parliament en una fiesta de año nuevo del 75 en Nueva York y dice que se comió al resto de grupos literalmente. Por desgracia poco o nada ha quedado documentado, existen fotos de sus actuaciones pero es prácticamente imposible encontrar grabaciones en video de uno de sus shows y dudo mucho que llegase a aparecer en televisión. Youtube, la memoria catódica por excelencia, sólo alberga montajes de fans de las canciones de Betty Davis con fotografías o portadas, nada de filmaciones en movimiento.


Tras el fracaso comercial de su tercer disco y los problemas que tenía con su discográfica, “Is it love or desire?”, su cuarto disco, termina de grabarse en 1976 pero nunca se publica ya que decide retirarse del negocio cansada de pelear con todo el mundo. Betty Davis tenía las ideas muy claras de cómo quería las cosas y aparte de compositora solía ser la productora de los discos, así que termina de grabar el disco y desaparece del mapa quedando esta grabación en un cajón. Abandona Nueva York para volver a su Pensilvania natal y comienzan los rumores de drogadicción, muerte, sobredosis… Lo típico en una buena rock n roll star de los 70 que se precie de serlo.

Atrás quedaban boicots, insultos, negación de las emisoras de radio blancas a programar su música porque la consideraban demasiado negra y de las emisoras de radio negras por considerarla demasiado ordinaria. La Asociación Americana para el Desarrollo de la Gente de Color llegó a considerarla una vergüenza para la raza negra y emisoras de Detroit y Kansas fueron multadas por pinchar sus canciones, muchas de las cuales estaban prohibidas y censuradas en algunos Estados. Así estaban las cosas a mediados de los 70 en América para Betty Davis.

Hasta este 2009 que ahora termina no ha visto la luz el disco olvidado de Betty Davis. Una discográfica independiente americana ha hecho una labor de investigación consiguiendo los masters originales de los discos de Betty Davis para editarlos en cd con temas extras y libretos de 32 páginas llenos de fotografías e información. Así mismo ha conseguido el famoso disco del 76 que se publica íntegro por primera vez.

Ahora es la primera vez que Betty Davis ve dinero de sus discos ya que otras copias en cd que había de su obra eran algo sospechosas y nunca le ha llegado nada de derechos de autor ni royalties de ventas. Estas cuidadas ediciones también han servido para descubrir varias cosas: que la música de Betty Davis sigue más viva y más actual que nunca, que las nuevas generaciones están completamente abiertas a unos discos que en su época fueron vanguardistas y revolucionarios pero que han sabido aguantar el paso del tiempo de una manera muy digna y, lo más importante, que Betty Davis vive y no murió de sobredosis como se rumoreó en su momento. Hace semanas una emisora de radio americana lograba dar con su paradero y Betty Davis accedía a ser entrevistada para contar su vida. Eso sí, de grabar nuevas canciones nada de nada.

Alejandro Arteche.

Tags: , , , , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario