Chet Baker, cuando la belleza duele




Se publica en dvd "Let's get lost", una edición especial del documental del fotógrafo Bruce Weber sobre la vida del músico de jazz Chet Baker.

James Gavin, el biógrafo del músico de jazz Chet Baker, cuenta en el libro “Deep in a dream” que cuando Baker falleció en Ámsterdam en 1988 al caer de una ventana, fue el fotógrafo de moda Bruce Weber el que pagó su entierro. Weber, conocido por sus fotografías de jóvenes semidesnudos en las campañas de calzoncillos de Calvin Klein, llevaba desde 1986 gastados más de un millón de dólares de la época en la realización de “Let’s get lost”, su documental sobre la vida de Chet Baker.

Y no era mucho. El rodaje fue del todo menos amable. La manía de desaparecer del trompetista era habitual, llegando a tal extremo que tuvieron que ponerle un guardaespaldas para que no le perdiera de vista un solo momento. Aun así y momentos antes de actuar en la fiesta que Weber daba en un Festival de cine para presentar su película sobre boxeadores “Broken noses”, Baker le dio esquinazo y desapareció para, supuestamente, proveerse de material. ¿Una dosis de speedball que, como cuenta en el documental, era el viaje que más le gustaba?

Entre medias viajes por diferentes puntos de América para encontrar a la madre, ex esposas e hijos de Chet Baker, algunos de los cuales nadie tenía constancia de ellos y fue el propio músico el que avisó que existían. Sólo se conocían a los tres habidos en su relación con Carol Baker y en último momento apareció uno anterior fruto de su relación con su segunda esposa Halema Alli. Carol Baker cobró 600 dólares por su participación en el documental contando su vida con Baker e insultando a su siguiente pareja y acusándola de haberle enganchado a la heroína. Carol, que vive en una granja prácticamente en la indigencia, aparte del dinero consiguió que Bruce Weber le comprase a sus tres hijos ropa, chaquetas de cuero, sombreros de cowboy y les prometiese un contrato como modelos, cosa esta última que no era nada difícil ya que el menor de los chicos tenía la misma belleza de su padre en la juventud y el target de los modelos usados habitualmente por Weber en sus producciones fotográficas. Mientras, Vera, la madre de Baker, confesaba ante la cámara que Chet le había decepcionado como hijo.



Veinte años después “Let’s get lost” se edita en España en formado dvd tras su paso por algunas salas de cine. Rodada en un exquisito blanco y negro con una textura cercana a la que Bruce Weber trasmite en sus fotografías, el documental es una auténtica obra de arte. Cada fotograma es digno de ser enmarcado y colgado en un Museo de Arte Moderno. Se nota el ojo del fotógrafo a la hora de iluminar, encuadrar o perder la atención en preocuparse en enfocar unos perros jugando o las hojas de una palmera al viento. La música de Chet Baker, sus palabras, la visión de Weber… todo es de una belleza tal que llega a herir el alma, lo mismo que las canciones del trompetista cuando le vemos entonar en los últimos días de su vida una de sus canciones con su suave voz ante la atenta mirada de Chris Isaak que asiste como invitado al estudio de grabación.

El que quiera adentrarse en averiguar sobre la vida de Baker es mejor que se busque una biografía autorizada. Aquí se habla de sus problemas de drogas, la famosa agresión donde perdió toda la dentadura, sus ex mujeres se pelean… pero todo queda difuminado ante la bestial presencia de Chet Baker delante de la cámara que se la come a bocados literalmente cada vez que aparece delante de ella.

Para esta edición en dvd, se ha creado una caja especial que, además del documental, incluye un segundo disco lleno de extras entre los que está un nuevo documental rodado por Bruce Weber donde repasa “Let’s get lost” veinte años después con sus anécdotas y recuerdos y un tercer disco de audio con grabaciones del músico. Así mismo, la caja se completa con un libro de fotografías del músico a cargo del propio Weber y de uno de los grandes de la fotografía del jazz, William Claxton.

Alejandro Arteche


Tags: , , , , , , ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Publicar un comentario